Banco Unión: El nada insignificante Juan Pari

                                                                                                                                         ...

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     
Juan Franz Pari Mamani, de 27 años de edad, “millenials”, se convirtió en millonario de la noche a la mañana gracias al desfalco que perpetró contra el Banco Unión, del cual era funcionario desde 2011. No se sabe mucho de su formación académica, si es que la tiene. No se sabe cómo se incorporó a trabajar en el Unión. Todo lo concerniente a su contratación es un secreto a pesar de ser un elemento que ayudaría a esclarecer si Pari fue parte de una red de corrupción al interior del Unión o simplemente es un ladrón que se hizo gracias a la ocasión. El gobierno insiste en esta última hipótesis y la está convirtiendo en un hecho incuestionable cuando todavía no hay nada concluyente. Eso es lo que quiso dejar en claro el ex ministro Arce cuando en dias pasados dijo que todo esto es un asunto “insignificante”.
Lo que sí está claro es que un día, a finales del 2016, Juan Pari llegó a casa con dinero que sustrajo de la agencia del Unión, en la localidad paceña de Batallas, donde trabajaba como Jefe de Operaciones. Al día siguiente hizo lo mismo, y al siguiente, y al siguiente, y así durante unos 10 meses hasta sumar 37 millones de bolivianos. Comenzó en solitario y terminó implicando a varias personas, entre ellas a toda su familia. Con ese dinero, Pari remodeló su casa, la equipo con suntuosos electrodomésticos, y compró un auto deportivo para su hermano de 19 años, como regalo de cumpleaños. Para todo esto contó con la bendición de su madre.

Juan compró un auto lujoso para su esposa que no sabía conducir en ese momento. Su amante devino en su principal complice. También le regalo un auto a su cuñado. Perdió dinero en inversiones frustradas. Fundó una empresa de consultoría, irónicamente, en auditorias financieras. Abrió un Rent a Car con autos de alta gama. Contrató un avión para ir a vacacionar, con familiares y amigos, a la Argentina. Su esposa viajó varias veces a EEUU, no se sabe si a vacacionar o simplemente de compras.

En sus últimos días en libertad, Pari empezó a organizar asiduamente fiestas con habanos y whisky caro; y lo público nada menos que en Facebook. En una de esas fiestas, seguramente, celebró los negocios que hizo en la China que está de moda con el gobierno del MAS. Fundó una empresa constructora y estaba a punto de crear un canal de TV, en sociedad con un charlatán rasputinesco, cuando cayó presó. Había sido descubierto. 

Durante todas sus tropelías, sus familiares jamás le cuestionaron a Juan de dónde sacó el dinero. Es más, los Pari recibieron todo, gustosos, devinieron en complices y comenzaron a vivir un “sueño americano” que resultó efímero como una brisa de verano. De no haber sido descubierto, es casi seguro que a Juan Parí lo hubiésemos visto salir en las secciones de “sociales” o en publinotas pagadas, como hizo la Gabriela Zapata antes de caer en desgracia, hablando de ser un joven empresario exitoso y agradecido con Dios

Durante 10 meses Pari se llenó de amigos y sus lazos familiares se fortalecieron. El dinero, cuando no es tuyo y lo repartes a manos llenas, trae muchos “amigos” y lealtades. Es algo que vemos incluso con este gobierno. La fiscalía dice avanzar en las investigaciones. Sin embargo, hay muchas preguntas en el aire. Por ejemplo ¿Fue de la bóveda o de un cajero que Pari sustrajo el dinero? ¿Por qué primero fueron 400,000 bs y luego una treintena de millones, el monto declarado como desfalcado? Desde la psicopatología nos podemos hacer otras interrogantes más: ¿Conocían los familiares de Pari, el origen de la vida suntuosa que de la noche a la mañana adquirió aquel y que decidió compartir con ellos? ¿Lo sabía su madre? ¿Le reprocho alguna vez algo? ¿Le preguntaron a él, alguna vez? ¿Se confesó? ¿Tuvieron miedo de lo que podía sucederles y que finalmente sucedió, todos los Pari arrestados e imputados? Si no tuvieron miedo ¿Cuál era la garantía? ¿Serían acaso esas reuniones, que tanto le gustaban a Pari, con personalidades que hasta ahora no se han identificado; y de las cuales Juan salía directo a celebrar con Jhonny Walker Brand Blue y a crear nuevos “emprendimientos”? 

Si los Pari alguna vez temieron lo peor ¿Cómo pudieron aceptar que Juan Franz publique y divulgue el cambio de vida y de suerte que ningún dios, salvo el delito, pueden dar? ¿Cómo se permitieron tanta ostentación? ¿O es que acaso se trataba de eso precisamente, de elevar la autoestima, de buscar ser aceptados, de satisfacer por sobre todas las cosas esas carencias psicológicas de reconocimiento, de aprecio, que se alimentan en una sociedad profundamente clasista y racista?

Juan Pari es un caso digno de estudio. Jamás pensó que iba a caer preso. Hasta ahora no ha dicho nada al respecto. Tomó 37 millones de bolivianos y parece que nunca pensó en huir. Con sangre fría, se avocó a esconder el origen de su fortuna, como quien esconde la basura bajo la alfombra; y con cierta burla e ironía divulgó sus falsos logros. Pero, Juan Pari no fue él solamente. Fue su familia. Todos aceptaron entrar al juego porque los millones valían el riesgo. Y como los Pari, hay muchas familias que han visto en esta época de capitalismo salvaje, disfrazado de “socialismo”, una oportunidad para lograr el “vivir bien”. La mayoría de ellas están ligadas al MAS. Entonces ¿Son los Pari una excepción? ¿Son un caso aislado? ¿Serán realmente insignificantes? ¿O es este otro síntoma de la degeneración del Proceso de Cambio? ¿Estamos, acaso, ante otro ejemplo de la creación y reproducción de la nueva burguesía plurinacional? ¿Acaso no es esta la versión masculina de la historia de la Zapata?

Este escándalo nos revela en cuerpo y alma a esa gran parte de la sociedad boliviana que sigue sumida en la codicia del capitalismo, en la plata fácil, en el cinismo, el individualismo, en la canallada; azuzada por el terror a la pobreza. Todo esto a pesar del discurso del gobierno del MAS de que vivimos una revolución cultural, un supuesto cambio de mentalidad. Esta perorata se revela nuevamente como falsa porque las condiciones de incultura, atraso y miseria no han sido superadas y el mal ejemplo que dan los gobernantes y los más poderosos siguen influyendo. “Si los de arriba roban ¿Por qué nosotros no hacemos lo mismo y nos cagamos en el resto?”, deben haber pensado Juan y los suyos.

Los Pari nos demuestran que, tal como están las cosas, el vivir bien solo se obtiene con el robo al Estado, con el saqueo de los fondos públicos y no con el trabajo honesto. Sigue primando la viveza criolla y esto no es nada insignificante.

Al finalizar estas líneas me imagino a Juan Pari, de aquí a 10 años, si no hubiese sido descubierto. Ha engordado y es empresario, afiliado al gremio, y candidato a algo. Se llena la boca de “democracia”, diciéndose “pobre”, “comunista” o “socialista” pero con un sentimiento profundamente reaccionario y anti obrero. Fanático de los Kjarkas, salta todos los años en el Gran Poder y en el carnaval de Oruro. Juan se cree un Zuckerberg o un Carlos Slim. Habla de hambre, pero tiene autos de alta gama en el garaje de su remodelado y suntuoso cholet, en cuyas paredes ostenta vistosos cuadros de Mamani Mamani. Habla de esfuerzo y trabajo honesto, pero logra negociados con el gobierno gracias a sus contactos con el poder. Al terminar cada jornada, Pari llega a casa, le reza a la virgen y agradece a Dios de que esos días de empleado bancario pobretón hayan quedado atrás gracias a lo que hizo. Se sirve una copa de whisky, enciende un habano y piensa, con una sonrisa chueca en la boca, que no ha llevado una vida insignificante. Juan Pari es ahora alguien y se cree impune.


Comentarios

Cabildeo2
Nombre

_accidente 360 Actualidad Actualidad2 APC1 APC2 APC3 APC4 APC5 Archivo fotos Cabildeo en el MUNDO Ciencia Ciudad Cultura demo Destacado2 Especial1 Especial2 Galería humor Investigación Noticias Olimpiadas Opinión Tecnología Vídeo Noticia
false
ltr
item
Amalia Pando Cabildeo: Banco Unión: El nada insignificante Juan Pari
Banco Unión: El nada insignificante Juan Pari
https://1.bp.blogspot.com/-P7khBWi9FFA/Wei3MV4eEJI/AAAAAAAAOdc/2v3hf7FNMQkrpvtgfr4MIN8t07UHli9_gCLcBGAs/s320/juan-pari-desfalco-banco-union.jpg
https://1.bp.blogspot.com/-P7khBWi9FFA/Wei3MV4eEJI/AAAAAAAAOdc/2v3hf7FNMQkrpvtgfr4MIN8t07UHli9_gCLcBGAs/s72-c/juan-pari-desfalco-banco-union.jpg
Amalia Pando Cabildeo
http://www.amaliapandocabildeo.com/2017/10/banco-union-el-nada-insignificante-juan.html
http://www.amaliapandocabildeo.com/
http://www.amaliapandocabildeo.com/
http://www.amaliapandocabildeo.com/2017/10/banco-union-el-nada-insignificante-juan.html
true
3886849295089215804
UTF-8
No se encontró ningún contenido Ver todo Seguir Leyendo Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Recomendado para ti Categoría Historial SEARCH Todos los posts No se ha encontrado lo que estabas buscando Back Home Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene feb mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic en este momento hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Seguir ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Por favor comparte para desbloquear Copiar todo el código Seccionar todo el código Todo el código será copiado a tu clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy