El Papa se reúne en Dublín con víctimas de abusos tras reconocer su "vergüenza"

El Papa Francisco ha reconocido que los abusos sexuales ocurridos en la Iglesia católica de Irlanda es causa de "sufrimiento y verg...



El Papa Francisco ha reconocido que los abusos sexuales ocurridos en la Iglesia católica de Irlanda es causa de "sufrimiento y vergüenza" en la comunidad católicay denuncia el "fracaso de las autoridades eclesiásticas" para luchar contra esos "crímenes repugnantes".

En el primero de los seis discursos que el pontífice ofrecerá durante su visita a Dublín y Knock, en el marco del Encuentro Mundial de las Familias que se celebra este año en la capital irlandesa, el Papa no evitó referirse al grave escándalo de abusos a menores por parte de sacerdotes y religiosos que hace dos décadas hizo temblar los cimientos de la institución en Irlanda.

"El fracaso de las autoridades eclesiásticas -obispos, superiores religiosos, sacerdotes y otros- al afrontar adecuadamente estos crímenes repugnantes ha suscitado justamente indignación y permanece como causa de sufrimiento y vergüenza para la comunidad católica. Yo mismo comparto estos sentimientos", dijo el pontífice durante el discurso que pronunció en el Castillo de Dublín, donde fue recibido por el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

Francisco recordó la reacción del papa emérito Benedicto XVI, entonces al frente de la institución, que en una insólita carta pastoral dirigida a los católicos de Irlanda exigió medidas contundentes "verdaderamente evangélicas, justas y eficaces" para acabar con los depredadores dentro de la Iglesia. "Su intervención franca y decidida sirve todavía hoy de incentivo a los esfuerzos de las autoridades eclesiales para remediar los errores pasados y adoptar normas severas, para asegurarse de que no vuelvan a suceder", añadió el pontífice.

En su discurso, el pontífice se refirió a la carta abierta dirigida a todos los católicos el mundo que el Vaticano hizo pública este lunes después de que se conociera elbrutal informe del Gran Jurado de de Pensilvania (EE.UU). En ella el papa Francisco condenó una vez más los abusos sexuales dentro de la Iglesia católica que están sacudiendo la institución en países como Australia, Chile o Estados Unidos, de la misma manera que hace veinte años lo hicieron en Irlanda. Unas heridas que aún permanecen abiertas en el país y que necesitan de "acciones concretas" para sanar, como le recordó el premier irlandés.

"En el pasado la Iglesia se equivocó. Es una historia de horror y vergüenza", dijo el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, ante la mirada seria del pontífice. "Las heridas están todavía abiertas y aún hay mucho por hacer para traer justicia y verdad". Varadkar se refirió expresamente a los escándalos de las Lavanderías de la Magdalena, los Hogares Madre e Hijo, las adopciones ilegales y los abusos a menores. Y se unió a la que desde hace años es una de las principales exigencias de las víctimas: pasar de las palabras a la acción. "Tolerancia cero" para abusadores y encubridores, insistió el premier irlandés, que instó al papa Francisco a hablar con los supervivientes.

Tras este acto, Francisco se reunió con ocho víctimas de abusos y maltratoscometidos por religiosos y miembros de la Iglesia católica en Irlanda.

El pontífice se encontró con las víctimas en la residencia del nuncio vaticano en Dublín. Durante 90 minutos, Francisco escuchó a algunos supervivientes de abusos y maltratos cometidos por religiosos y quedó "conmocionado" al conocer las historias de los "6.000 bebés que murieron, de los 3.000 que desaparecieron y de los ensayos con vacunas" en instituciones religiosas, contó Paul Jude Redmon.

Redmon, que nació en un hospicio para madres solteras administrado por una congregación de monjas católicas y fue adoptado de manera ilegal con sólo 17 días, pidió al papa que exiga "responsabilidades" a las monjas autoras de los abusos.

Clodagh Malone también nació en uno de esos Hogares del terror y fue adoptada con apenas diez semanas. Ella solicitó al papa que durante la misa que ofrecerá el domingo en el Phoenix Park de la capital irlandesa, "declare clara y públicamente que las madres naturales que perdieron a sus bebés por adopción no habían hecho nada malo". Según Malone, el papa aseguró que incluiría el mensaje en su homilía.

Redmon y Malone, miembros de la Coalición de los Hogares Madre e Hijos de Irlanda, contaron que Francisco condenó la corrupción dentro de la Iglesia y los encubrimientos a los que calificó de "caca", según un comunicado de organización. "Fue una reunión muy importante. (El Papa) escuchó con genuino interés y me hizo muchas preguntas sobre los hogares", dijo Malone. "El Papa se disculpó con todos nosotros por lo que sucedió en los Hogares", añadió en una nota Redmon.

Entre las víctimas que acudieron al encuentro también se encontraba Marie Collins, uno de los símbolos del escándalo que estalló en la Iglesia católica irlandesa en 2009. En los años sesenta Collins sufrió abusos sexuales a manos del capellán del hospital en el que estaba ingresada cuando tenía trece años. En 2014 Francisco la eligió para formar parte de la comisión de Protección de Menores, que nació por voluntad del pontífice argentino para promover la protección de los menores y los adultos vulnerables en las Iglesias locales. Pero ante la falta de cooperación por parte de la Curia romana, abandonó decepcionada la comisión el año pasado.

Los participantes en la reunión entregaron una carta al Papa en la que le solicitaron que la Iglesia "estimule" los reencuentros entre madres e hijos. "Que su Santidad deje claro a las ancianas madres de nuestra comunidad que se están muriendo y a sus hijos que reunirse con sus madres e hijos no es un pecado mortal y, al contrario, produce felicidad".

"En Irlanda, cinco congregaciones de monjas eran responsables de las conocidas Casas de la Madre y el Bebé, lugares donde además de fallecer más de 6.000 bebés y niños, también fallecieron sus jóvenes madres", se lee en la carta. "La hermanas de estas congregaciones jamás se responsabilizaron de su obligación a proporcionar cuidados adecuados". Por eso, solicitan al pontífice que exija públicamente a estas religiosas el reconocimiento de sus actos "y pidan perdón a los supervivientes de sus instituciones".

Francisco aterrizó este sábado en Dublín para participar en el X Encuentro Mundial de las Familias, que en esta ocasión se celebra en al capital irlandesa. Tras ser recibido por las autoridades del país, el cuerpo diplomático, y una delegación de Irlanda del Norte, el pontífice visitará la pro-catedral de Santa María, donde rezará ante una vela colocada en una capilla del altar mayor en honor a todas las víctimas.

Durante su primera jornada en el país, Francisco ha querido acercarse en persona a varias de las personas que sufrieron en su piel los abusos del clero y ha mantenido durante 90 minutos un encuentro con ocho de ellos, según ha confirmado el Vaticano.
"Necesitamos que la Iglesia se responsabilice"

Varios grupos de víctimas de los abusos cometidos por el clero en Irlanda organizaron protestas en la capital irlandesa. Uno de esos actos transcurrió frente al Castillo de Dublín, donde el pontífice abordó, entre otros, el asunto de los abusos ante una audiencia de autoridades y miembros del cuerpo diplomático, después de la intervención del primer ministro irlandés, el democristiano Leo Varadkar.

La protesta fue organizada por la irlandesa Margaret McGuckin, superviviente de los abusos cometidos por religiosas en el internado Casa de Nazaret e impulsora de uno de los órganos estatales de investigación de casos históricos de abusos.

"El papa tiene ahora que dar la cara y hacer algo por las víctimas. Necesitamos que se concedan compensaciones, necesitamos que la Iglesia se responsabilice", declaró McGuckin a los medios.

Ese proceso debe contemplar también acciones para "llevar ante los tribunales" a los "obispos, sacerdotes, monjas y cualquier otra persona" implicada en "el abuso de menores o en el ocultamiento de los abusos", subrayó la activista. En su opinión, las autoridades deben actuar con "tolerancia cero" e impedir que la Iglesia "se investigue a sí misma".

Otro grupo de manifestantes desplegó hoy banderas y pancartas reivindicativas en la céntrica Dame Street, en la ruta por la que el papamóvil recorrerá las calles de Dublín ante más de 100.000 personas, según las previsiones de la Policía irlandesa (Garda). Entre ese colectivo estaba el activista británico Peter Saunders, víctima de abusos y fundador de la Asociación Nacional de Personas que sufrieron abusos en la Infancia (NAPAC, en sus siglas en inglés).

Saunders también formó parte de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, establecida por Francisco en 2014, pero la abandonó ante la supuesta falta de cooperación de algunos estamentos de la curia romana. "He venido a Irlanda para ofrecer aquí mi apoyo a los supervivientes. Si (la Iglesia Católica) fuese como cualquier otra organización, su dirigente debería hacerse responsable para atajar un problema de su compañía", declaró Saunders, quien recalcó que los responsables deben responder ante la Justicia. "Las palabras son muy bonitas, pero queremos ver acciones", concluyó.

El Papa Francisco ha reconocido que los abusos sexuales ocurridos en la Iglesia católica de Irlanda es causa de "sufrimiento y vergüenza" en la comunidad católicay denuncia el "fracaso de las autoridades eclesiásticas" para luchar contra esos "crímenes repugnantes".

En el primero de los seis discursos que el pontífice ofrecerá durante su visita a Dublín y Knock, en el marco del Encuentro Mundial de las Familias que se celebra este año en la capital irlandesa, el Papa no evitó referirse al grave escándalo de abusos a menores por parte de sacerdotes y religiosos que hace dos décadas hizo temblar los cimientos de la institución en Irlanda.

"El fracaso de las autoridades eclesiásticas -obispos, superiores religiosos, sacerdotes y otros- al afrontar adecuadamente estos crímenes repugnantes ha suscitado justamente indignación y permanece como causa de sufrimiento y vergüenza para la comunidad católica. Yo mismo comparto estos sentimientos", dijo el pontífice durante el discurso que pronunció en el Castillo de Dublín, donde fue recibido por el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

Francisco recordó la reacción del papa emérito Benedicto XVI, entonces al frente de la institución, que en una insólita carta pastoral dirigida a los católicos de Irlanda exigió medidas contundentes "verdaderamente evangélicas, justas y eficaces" para acabar con los depredadores dentro de la Iglesia. "Su intervención franca y decidida sirve todavía hoy de incentivo a los esfuerzos de las autoridades eclesiales para remediar los errores pasados y adoptar normas severas, para asegurarse de que no vuelvan a suceder", añadió el pontífice.

En su discurso, el pontífice se refirió a la carta abierta dirigida a todos los católicos el mundo que el Vaticano hizo pública este lunes después de que se conociera elbrutal informe del Gran Jurado de de Pensilvania (EE.UU). En ella el papa Francisco condenó una vez más los abusos sexuales dentro de la Iglesia católica que están sacudiendo la institución en países como Australia, Chile o Estados Unidos, de la misma manera que hace veinte años lo hicieron en Irlanda. Unas heridas que aún permanecen abiertas en el país y que necesitan de "acciones concretas" para sanar, como le recordó el premier irlandés.

"En el pasado la Iglesia se equivocó. Es una historia de horror y vergüenza", dijo el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, ante la mirada seria del pontífice. "Las heridas están todavía abiertas y aún hay mucho por hacer para traer justicia y verdad". Varadkar se refirió expresamente a los escándalos de las Lavanderías de la Magdalena, los Hogares Madre e Hijo, las adopciones ilegales y los abusos a menores. Y se unió a la que desde hace años es una de las principales exigencias de las víctimas: pasar de las palabras a la acción. "Tolerancia cero" para abusadores y encubridores, insistió el premier irlandés, que instó al papa Francisco a hablar con los supervivientes.

Tras este acto, Francisco se reunió con ocho víctimas de abusos y maltratoscometidos por religiosos y miembros de la Iglesia católica en Irlanda.

El pontífice se encontró con las víctimas en la residencia del nuncio vaticano en Dublín. Durante 90 minutos, Francisco escuchó a algunos supervivientes de abusos y maltratos cometidos por religiosos y quedó "conmocionado" al conocer las historias de los "6.000 bebés que murieron, de los 3.000 que desaparecieron y de los ensayos con vacunas" en instituciones religiosas, contó Paul Jude Redmon.

Redmon, que nació en un hospicio para madres solteras administrado por una congregación de monjas católicas y fue adoptado de manera ilegal con sólo 17 días, pidió al papa que exiga "responsabilidades" a las monjas autoras de los abusos.

Clodagh Malone también nació en uno de esos Hogares del terror y fue adoptada con apenas diez semanas. Ella solicitó al papa que durante la misa que ofrecerá el domingo en el Phoenix Park de la capital irlandesa, "declare clara y públicamente que las madres naturales que perdieron a sus bebés por adopción no habían hecho nada malo". Según Malone, el papa aseguró que incluiría el mensaje en su homilía.

Redmon y Malone, miembros de la Coalición de los Hogares Madre e Hijos de Irlanda, contaron que Francisco condenó la corrupción dentro de la Iglesia y los encubrimientos a los que calificó de "caca", según un comunicado de organización. "Fue una reunión muy importante. (El Papa) escuchó con genuino interés y me hizo muchas preguntas sobre los hogares", dijo Malone. "El Papa se disculpó con todos nosotros por lo que sucedió en los Hogares", añadió en una nota Redmon.

Entre las víctimas que acudieron al encuentro también se encontraba Marie Collins, uno de los símbolos del escándalo que estalló en la Iglesia católica irlandesa en 2009. En los años sesenta Collins sufrió abusos sexuales a manos del capellán del hospital en el que estaba ingresada cuando tenía trece años. En 2014 Francisco la eligió para formar parte de la comisión de Protección de Menores, que nació por voluntad del pontífice argentino para promover la protección de los menores y los adultos vulnerables en las Iglesias locales. Pero ante la falta de cooperación por parte de la Curia romana, abandonó decepcionada la comisión el año pasado.

Los participantes en la reunión entregaron una carta al Papa en la que le solicitaron que la Iglesia "estimule" los reencuentros entre madres e hijos. "Que su Santidad deje claro a las ancianas madres de nuestra comunidad que se están muriendo y a sus hijos que reunirse con sus madres e hijos no es un pecado mortal y, al contrario, produce felicidad".

"En Irlanda, cinco congregaciones de monjas eran responsables de las conocidas Casas de la Madre y el Bebé, lugares donde además de fallecer más de 6.000 bebés y niños, también fallecieron sus jóvenes madres", se lee en la carta. "La hermanas de estas congregaciones jamás se responsabilizaron de su obligación a proporcionar cuidados adecuados". Por eso, solicitan al pontífice que exija públicamente a estas religiosas el reconocimiento de sus actos "y pidan perdón a los supervivientes de sus instituciones".

Francisco aterrizó este sábado en Dublín para participar en el X Encuentro Mundial de las Familias, que en esta ocasión se celebra en al capital irlandesa. Tras ser recibido por las autoridades del país, el cuerpo diplomático, y una delegación de Irlanda del Norte, el pontífice visitará la pro-catedral de Santa María, donde rezará ante una vela colocada en una capilla del altar mayor en honor a todas las víctimas.

Durante su primera jornada en el país, Francisco ha querido acercarse en persona a varias de las personas que sufrieron en su piel los abusos del clero y ha mantenido durante 90 minutos un encuentro con ocho de ellos, según ha confirmado el Vaticano.

"Necesitamos que la Iglesia se responsabilice"


Varios grupos de víctimas de los abusos cometidos por el clero en Irlanda organizaron protestas en la capital irlandesa. Uno de esos actos transcurrió frente al Castillo de Dublín, donde el pontífice abordó, entre otros, el asunto de los abusos ante una audiencia de autoridades y miembros del cuerpo diplomático, después de la intervención del primer ministro irlandés, el democristiano Leo Varadkar.

La protesta fue organizada por la irlandesa Margaret McGuckin, superviviente de los abusos cometidos por religiosas en el internado Casa de Nazaret e impulsora de uno de los órganos estatales de investigación de casos históricos de abusos.

"El papa tiene ahora que dar la cara y hacer algo por las víctimas. Necesitamos que se concedan compensaciones, necesitamos que la Iglesia se responsabilice", declaró McGuckin a los medios.

Ese proceso debe contemplar también acciones para "llevar ante los tribunales" a los "obispos, sacerdotes, monjas y cualquier otra persona" implicada en "el abuso de menores o en el ocultamiento de los abusos", subrayó la activista. En su opinión, las autoridades deben actuar con "tolerancia cero" e impedir que la Iglesia "se investigue a sí misma".

Otro grupo de manifestantes desplegó hoy banderas y pancartas reivindicativas en la céntrica Dame Street, en la ruta por la que el papamóvil recorrerá las calles de Dublín ante más de 100.000 personas, según las previsiones de la Policía irlandesa (Garda). Entre ese colectivo estaba el activista británico Peter Saunders, víctima de abusos y fundador de la Asociación Nacional de Personas que sufrieron abusos en la Infancia (NAPAC, en sus siglas en inglés).

Saunders también formó parte de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, establecida por Francisco en 2014, pero la abandonó ante la supuesta falta de cooperación de algunos estamentos de la curia romana. "He venido a Irlanda para ofrecer aquí mi apoyo a los supervivientes. Si (la Iglesia Católica) fuese como cualquier otra organización, su dirigente debería hacerse responsable para atajar un problema de su compañía", declaró Saunders, quien recalcó que los responsables deben responder ante la Justicia. "Las palabras son muy bonitas, pero queremos ver acciones", concluyó.
 
//El Mundo//

Comentarios

Cabildeo2
Nombre

_accidente 360 Actualidad Actualidad2 APC1 APC2 APC3 APC4 APC5 Archivo fotos Cabildeo en el MUNDO Ciencia Ciudad Cultura demo Destacado2 Especial1 Especial2 Galería humor Internacional Investigación Nicaragua Noticias Olimpiadas Opinión Tecnología Últimas Noticias Vídeo Noticia Vídeos de último momento
false
ltr
item
Amalia Pando Cabildeo: El Papa se reúne en Dublín con víctimas de abusos tras reconocer su "vergüenza"
El Papa se reúne en Dublín con víctimas de abusos tras reconocer su "vergüenza"
https://2.bp.blogspot.com/-wN3FdTfidmo/W4IAJx60AyI/AAAAAAAAFqo/FZ1ilPdE9_UTrM213hNJ2r19tXPt21HLACLcBGAs/s640/15352104098123.jpg
https://2.bp.blogspot.com/-wN3FdTfidmo/W4IAJx60AyI/AAAAAAAAFqo/FZ1ilPdE9_UTrM213hNJ2r19tXPt21HLACLcBGAs/s72-c/15352104098123.jpg
Amalia Pando Cabildeo
http://www.amaliapandocabildeo.com/2018/08/el-papa-se-reune-en-dublin-con-victimas.html
http://www.amaliapandocabildeo.com/
http://www.amaliapandocabildeo.com/
http://www.amaliapandocabildeo.com/2018/08/el-papa-se-reune-en-dublin-con-victimas.html
true
3886849295089215804
UTF-8
No se encontró ningún contenido Ver todo Seguir Leyendo Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio Páginas Posts Ver todo Recomendado para ti Categoría Historial SEARCH Todos los posts No se ha encontrado lo que estabas buscando Back Home Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene feb mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic en este momento hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Seguir ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Por favor comparte para desbloquear Copiar todo el código Seccionar todo el código Todo el código será copiado a tu clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy